Newsletter

divia 1200 x 90
kids 1200 x 90
pistiolas 1200 x 90
travis 1200 x 90
previous arrow
next arrow

Manteniendo la calma en medio del caos

Familias preparan ‘mochilas de escape’ para estar listos ante los desastres naturales

Cuatro mochilas con suministros de emergencia en la casa de Mike y Annalisa Selvidge entraron en acción cuando estalló el Incendio Costero en un cañón cercano en mayo.

“Los desastres ocurren muy rápido y tienes muy poco tiempo para pensar”, dijo Annalisa. “Necesitas tener las cosas listas para ponerte en marcha”.

Aunque Mike estaba lejos de su residencia en Laguna Niguel cuando comenzó el incendio, mantuvo la calma sabiendo que su familia evacuó rápidamente horas antes de que un mandato llegara a su vecindario.

Con tantos eventos de clima extremos que van incrementándose con frecuencia y severidad en años recientes, los expertos animan a las familias que planifiquen con anticipación para los desastres naturales. El sitio en internet de la FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) Ready.gov, recomienda juntar una “colección de artículos básicos” que puedan durar varios días y que incluya comida, agua, ropa, dinero en efectivo y una linterna.

Los niños Selvidge, Kate, de 11 años, y Lauren, de 8, también participan en las conversaciones familiares sobre cómo reaccionar ante los desastres. “No queremos estar corriendo por la casa tratando de encontrar todo lo que necesitamos”, dijo Kate.

Los Selvidge se han beneficiado de los artículos y recursos de preparación para desastres que se encuentran en el sitio web oficial de los testigos de Jehová, jw.org/es.

“Estar listos para enfrentar un desastre natural puede que haga la diferencia entre la vida y la muerte cuando inesperadamente ocurren”, dijo Robert Hendriks, portavoz de la organización cristiana. “No podemos simplemente decir que la vida es hermosa.  Necesitamos vivirla. Por eso el consejo práctico de la Biblia de tomar las medidas para protegernos y a nuestras familias ante los peligros tiene mucho sentido, aunque la amenaza esté a lo lejos”. 

Hasta hace poco, una pareja de Colorado, Michael y Crystal Brook, solamente pensaban en los incendios forestales como amenaza para los que viven en las laderas de las Montañas Rocosas (o Rocallosas).  No se imaginaban nunca que su hogar en las estribaciones también corría peligro.

Aún así, haciendo caso del consejo de esperar lo inesperado, los Brooks prepararon sus mochilas de escape empleando las sugerencias que aparecen en el artículo “Cuando golpea un desastre. Qué hacer para sobrevivir” en jw.org/es. 

El pasado mes de diciembre vieron que sus esfuerzos rindieron fruto cuando un incendio en Marshall —que superó los récords anteriores debido a las condiciones de sequía y vientos— arrasó con hogares y negocios en el condado de Boulder (Colorado).

A medida que las llamas cruzaban la carretera interestatal hasta acercarse a su hogar y la oleada de humo oscurecía el cielo del mediodía, los Brooks agarraron sus mochilas de escape junto con almohadas y juguetes para ayudar a calmar a su hija de 6 años, Annastyn, en medio del caos mientras evacuaban su comunidad.

Michael recuerda el pánico en la comunidad. “No sabían qué hacer”, dijo él.

Aunque el hogar de los Brooks sufrió daños menores por el humo y no tuvieron que utilizar sus mochilas de escape, la pareja siente que estar preparados fue lo que ayudó a mantener la calma y actuar con rapidez bajo presión. “Tener las mochilas de escape simplifico las cosas”, dijo Michael.

“En estos días, cualquier cosa puede suceder en cualquier momento y en cualquier lugar”, añadió Crystal. “Es bueno estar preparados”.

En una zona propensa a inundaciones en Louisa (Kentucky), Brandon y C’onia Fitch hicieron que la actividad de preparar sus mochilas de escape fuera divertida para sus hijos Nolan, Gavin y Stella. Los dejaban seleccionar sus propias mochilas, poner sus juguetes favoritos y meriendas no perecederas.

“Todos en la familia tenían su función en cuanto a la preparación de las mochilas”, dijo Brandon. “Ellos saben lo que hay en ellas y dónde encontrarlas”.

La importancia de estar “listos con mochilas de escape” se puso a prueba el año pasado cuando las inundaciones cubrieron su hogar en la zona rural de Appalachia. 

En una densa oscuridad y el nivel de las aguas a punto de congelación aumentando sin parar en su hogar, los Fitch montaron sus mochilas de escape en el auto de la familia y a Princess Pickles, la adorada cobaya, de Stella de 6 años, para dirigirse a una zona elevada.

Por la mañana, unos cuatro pies de agua con lodo por las inundaciones devastaron el hogar de los Fitch y esto acentuó más el valor de sus esfuerzos al haber estado preparados.

“Esto disipó un poco el pánico”, dijo C’onia. “Parecía una tarea desalentadora… pero estoy muy contenta de haberlo hecho”.

“No vas a lamentarte”, añadió Nolan de 16 años. “Puede salvarte la vida”.

SUSCRÍBETE GRATIS A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe tu revista, noticias, concursos y más directamente en tu correo.

- Publicidad -